viernes, 31 de enero de 2014

Caballo de tierra

Mi año. Eso dicen los chinos, porque yo nací caballo (de tierra) y hoy 31 de enero empieza el nuevo año chino caballo (de madera).

A poco que busco leer sobre los horóscopos chinos referentes al caballo, me veo reflejado en el 75% de lo que dicen, aunque como no creo en los horóscopos, pienso que el 60% está escrito para que te puedas reflejar en algo y el otro 15% es casualidad. 

Sea como sea, dicen que es mi año (¿tantas cosas van a cambiar? espero que para bien!), y además dicen que me llevo bien con el tigre, el perro y la cabra, y mal con la rata, el conejo y la serpiente. 

¿Y tú que eres?
¿Te vas a portar bien en mi año?

martes, 28 de enero de 2014

Siempre llega


Un momento para...
Un instante de...
Un suspiro que...
Un bufido...

Y no es necesario
un lobo de cuento
para derribar cimientos

miércoles, 22 de enero de 2014

No sé...


and i can't feel
Y no puedo sentir 
the way that i used to feel
de la forma que solía sentir

and i can't say the words
Y no puedo decir las palabras 
that you used to hear
que solías escuchar

and you can't understand
Y tú no puedes entender 
and i can't quite explain
y yo apenas puedo explicar

why you won't turn away
Por qué no te vas 
and i won't turn around
y yo no daré vueltas

cause i want what you want
Porque quiero lo que tú quieres 
but i can't seem to remember how
pero parece que no puedo recordar como

turn away!
Vete!

martes, 21 de enero de 2014

Luces de ciudad

Luces de ciudad
Que alumbran vientos fríos
Vientos fríos
Que respiran calores con sinsabores
Sinsabores
De desperdicios reencontrados
Bajo tubos de neón
Sobre ruletas rusas
Con balas de esperanzas vanas
Que miran pero no ven
Con ojos demasiado profundos
De tonos oscuros resultones
Escondidos entre luces de ciudad

domingo, 5 de enero de 2014

Un cuento lleno de ventajas


Voy a escribirte un cuento lleno de ventajas. Un cuento con tantas ventajas que no importa cuando empezó el cuento, ni como, porque el inicio solamente tendrá esa parte de nostalgia de añoranza que uno a veces olvida y otras veces idealiza. 

La primera ventaja es que el cuento tiene magia y épica, como en los mejores cuentos, y lo más importante, que aunque aparezca una bruja mala, un dragón o un rey déspota, el cuento seguirá teniendo la misma magia que lo creó.

La segunda ventaja es que eres tan parte de él que no vas a poder evitar tener que creer en él. Creer que tú eres el cuento, que yo soy el cuento y que aunque yo te escriba las ventajas, tú siempre vas a poder escribir las tuyas.

La tercera ventaja es que te vas a volver loca, porque ya no querrás más realidad, porque será suficiente con respirar la fantasía loca de un cuento que puedes reescribir cuando quieras, que dibuja trazos de tus colores preferidos, que tienes todo su mundo y libertad, que puedes volar, que puedes soñar dentro de los sueños y que no tiene un final.

¿Que cuando empieza el cuento?
Ya estás dentro...